Las últimas lluvias registradas en todo el país dotaron de alta humedad el suelo y beneficiaron los cultivos de soja. El desarrollo y la germinación de las semillas es sumamente favorable hasta el momento.

El principal commodity del Paraguay, que es la soja, se encuentra actualmente en pleno proceso de siembra y, según las últimas lluvias registradas en gran parte del país durante las últimas semanas, se ha logrado dotar de un alto grado de humedad al suelo, por lo que el desarrollo y la germinación de las semillas es sumamente favorable hasta el momento y el sector productivo se encuentra trabajando arduamente para aprovechar estas condiciones agroclimáticas.

Eno Michels, presidente de la Asociación de Productores de Soja, Cereales y Oleaginosas del Paraguay (APS), explicó que en algunos sectores productivos se dieron ciertos retrasos por las lluvias que tardaron en llegar.

“Por ejemplo, en Canindeyú la primera lluvia llegó el 30 de septiembre, entonces hubo algunas siembras en tierra seca y ya luego se fueron acoplando, es por esto que hasta ahora existen algunas zonas donde todavía no culminaron los cultivos”, detalló.

SOJA

En relación al área de cultivo de este grano, que gira en torno a los 3,5 millones de hectáreas a nivel país, el titular del gremio afirmó que podría llegar a recuperarse el ritmo perdido en el ejercicio anterior, correspondiente a la campaña 2020/2021.

“Se estima realmente que si todo va bien vamos a llegar a los 10,5 millones de toneladas de soja cosechada. Todo esto, si el clima acompaña y las condiciones se prestan; es una estimación que tenemos por el momento”, especificó.

No obstante, recalcó que todavía queda un largo tramo por recorrer de 90 a 110 días en algunos casos, dependiendo totalmente de las condiciones climáticas y sus variaciones.

“De todos modos, tenemos por el momento pronósticos de buenas lluvias para noviembre; en el mes de diciembre tenemos unas proyecciones de 10 o 15 días de falta de lluvias”, puntualizó Michels, haciendo alusión a que con este espacio de faltantes es muy difícil proyectar y el escenario se vuelve un tanto incierto.

ESTIMACIONES

Por otro lado, consultado en torno a las estimaciones de rendimiento del commodity por área sembrada, Michels destacó que aún es prematuro realizar conjeturas en relación a la cosecha debido a todas las variables intervinientes. “Es muy temprano para hablar de producción por hectárea aún porque hay muchos factores que influyen, no solamente el clima”, aseveró.

En este sentido, dijo que las causas y agentes que pueden llegar a incidir en los números para los próximos meses abarcan desde el avance de la tecnología implementada en los cultivos, hasta las enfermedades que pueden llegar a presentarse, o inclusive, un exceso de precipitaciones que puede estimular la aparición de la roya asiática (una de las enfermedades más severas que afecta a los cultivos de soja), entre otras plagas que puedan poner en peligro un gran porcentaje de la zafra 2021/2022.

Finalmente, en torno a los precios de la producción final, el presidente del gremio señaló que en Chicago la comercialización de la oleaginosa se encuentra rondando los US$ 480/tonelada, mientras que el precio para el productor oscila los US$ 416 a US$420/tonelada.

“El año pasado se dieron muchas negociaciones a futuro y en este año también se están concretando varias ventas a futuro, ya que los productores buscan garantizar los costos que van a darse”, enfatizó.

Fuente: 5dias.com.py