Paraguay es visto por los empresarios chilenos como un lugar para emprender nuevos negocios, con un vigoroso mercado interno que está retomando el impulso, a medida que la pandemia vaya quedando atrás, y con una clase media emergente, activa, consumidora de bienes y servicios que pueden proveer las compañías chilenas.

Es lo que manifestó el director de la Cámara Chileno-Paraguaya de Comercio, Carlos Medina, en entrevista para La Nación, quien destacó los rubros de preferencia de los inversionistas chilenos como alimentos, viviendas económicas y servicios.

“Paraguay será la nueva China de Sudamérica, un verdadero clúster de manufacturas. Y en eso, las empresas chilenas desean establecerse pronto en Paraguay, un país cercano y amigable para desarrollar empresas enfocadas hacia la exportación”, expresó Medina.

Al tiempo de acotar que el país no solo es de interés para el rubro de los agronegocios, sino también en la manufactura textil, autopartes, materiales de construcción y en el área farmacéutica, indicó el referente de la cámara.

Atractivos para invertir

En cuanto a los motivos o por qué Paraguay resulta atractivo para los chilenos, el representante de la organización enumeró desde la estabilidad macroeconómica lograda tras dos décadas de una política económica fiscal seria y continua, un sistema bancario confiable y un formato tributario previsible, estable y conveniente para la inversión extranjera.

“Cuando los populismos pretenden convencernos de que subir indiscriminadamente los impuestos es la solución a los problemas sociales, Paraguay ofrece al inversor extranjero la tasa tributaria más baja de la región, ya que los impuestos son del 10%, tanto en Impuesto al Valor Agregado (IVA), ganancias y renta personal”, recalcó Medina.

En Chile tienen la perspectiva de que cobrar tributos razonables influye en la disminución de las tasas de evasión fiscal y permite que las empresas puedan crecer, invertir y crear nuevos empleos. “No olvidemos que volver a generar trabajo formal será una de las dificultades en la pospandemia”, añadió.

Levantamiento de cuarentena a extranjeros

Pero más allá de toda la apreciación por Paraguay, existe una realidad que desanima un tanto a los chilenos, y que si bien es comprensible por la problemática sanitaria de la pandemia, el retraso del país en la campaña de vacunación masiva está desalentando la llegada de inversores extranjeros, según Medina.

“A nuestro gremio llaman todos los días empresas medianas que desean hacer negocios e instalarse en Paraguay, compañías que son generadoras de empleo directo. Sin embargo, se desalientan de subirse a un avión si saben que estarán cinco días de cuarentena en un hotel. Confiamos en que pronto un PCR negativo y la vacunación completa sean suficientes para que podamos arribar en la brevedad a Asunción”, expuso.

Relaciones comerciales

Paraguay es un país productor de alimentos de calidad y a precios competitivos. A eso se suma la cercanía geográfica. En cuanto a los productos importados por Chile, la proteína roja continúa siendo la estrella, ya que es el país que más volumen de carne bovina adquiere de Paraguay.

Hasta el 31 de julio de este año se embarcaron a dicho destino unas 83.700 toneladas por un valor de US$ 414,2 millones, con un aumento de 65,5% en volumen y de 95,1% en valores, en comparación al mismo periodo del 2020.

Como gremio, apoyan los esfuerzos de la Cámara Paraguaya de la Carne (CPC) y de la Asociación Rural del Paraguay (ARP) para aumentar la presencia de la carne local en los restaurantes y hoteles, que están en rápido proceso de apertura total.

Medina subrayó el crecimiento de la oferta con razas de calidad como brangus y braford, por las que los chilenos están dispuestos a pagar más, por lo que será importante para que la industria paraguaya dispute ese segmento a los competidores argentinos, uruguayos y estadounidenses, ya que el 40% de los cortes caros se comercializa en hoteles y restaurantes.

Asimismo, Paraguay vende al país trasandino arroz, aceites vegetales, harina de soja para nutrición animal y otros balanceados, pero ven grandes oportunidades en la industria textil, materiales de construcción, manufacturas y para carne avícola y porcina. Y de acuerdo a las nuevas tendencias, los bioalimentos y las semillas con beneficios para la salud humana como chía y sésamo tienen mucho espacio para crecer en los próximos años.

En tanto que la oferta exportable chilena hacia el mercado paraguayo se acentúa con los tradicionales envíos de cobre, aceros y vinos, pero observaron también una importante oportunidad para casas prefabricadas de madera (sustentables con el medio ambiente), frutas frescas, salmón congelado, papas, servicios de ingeniería y manufacturas.

Antofagasta, escalón a Asia

En similar contexto, Medina no quiso dejar de mencionar los grandes esfuerzos que se están haciendo para que Antofagasta sea el gran puerto de salida de los productos paraguayos hacia los países del Asia Pacífico. Pues esa gigantesca zona económica y comercial es el gran mercado presente y futuro para los alimentos que exporta Paraguay.

Hay que mencionar que Antofagasta, el principal puerto del norte de Chile, que al ser el lugar donde se embarcan el cobre y el litio –el nuevo petróleo del mundo–, ofrece a Paraguay toda la logística naviera que va a Asia. Que junto con el Depósito Franco Paraguayo que ya existe en dicha terminal y la próxima Zona Franca Paraguaya, las condiciones son inmejorables para construir oportunidades de negocios e inversión.

Por último, Medina resaltó también la apuesta realizada por el Estado paraguayo en la construcción de la Ruta Bioceánica, la cual consideró como una decisión correcta.

Fuente: La Nación Py