De acuerdo con el informe agrícola de proyecciones al 2030 elaborado por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) en su apartado de soja a nivel mundial menciona que América del Sur se posiciona entre los mejores productores y exportadores del grano.

Con referencia a Paraguay, señala que junto a Bolivia y Uruguay, se encuentran aptos para ampliar su área sembrada. El documento detalló que las exportaciones de estos países aumentarán aproximadamente 38%, representando 11,7 millones de toneladas para 2030/31 y agregando así 3,2 millones de toneladas a las exportaciones mundiales de soja.

En torno a los envíos de aceite de soja, también ubica a Paraguay como próspero para expandirse. Se prevé que las exportaciones de este derivado aumenten de 1,1 millones de toneladas a 1,2 millones de toneladas métricas para 2030/31. En este sentido, según USDA, Paraguay y Bolivia son los mayores exportadores del producto en América del Sur, después de Argentina y Brasil.

El economista César Barreto expresó que las cifras son una gran oportunidad para Paraguay. “Indudablemente que el consumo de China y otros países asiáticos continuará no a un ritmo anterior a otros años, pero las perspectivas apuntan a que van a continuar. A partir de ahí, quien produce dependerá de la disponibilidad de tierra que haya en distintas partes del mundo. La zona del Mercosur es una de las áreas donde todavía hay posibilidad de expandir el cultivo”, comentó.

Sostuvo que Brasil, principalmente, posee mayor cantidad de áreas con tales posibilidades, mientras que Paraguay se encuentra en una etapa de presión medioambiental y producción, lo que genera mucha incertidumbre para el sector agrícola.

“Creo que hay oportunidad todavía para que en Paraguay siga creciendo la soja en los próximos años. Es la base de nuestra economía conjuntamente con la ganadería y ojalá sigamos creciendo. Las oportunidades están”, reflexionó. No obstante, a su criterio, por el momento estamos en una coyuntura de precios muy altos que probablemente dure dos años más.

Barreto resaltó que el sector necesita más inversión para crecer y quizás se amplíen las áreas de cultivo como en el Chaco. “Hay que invertir más en mejorar la productividad. Gran parte de la extensión ya hemos hecho. Ahora tenemos que pensar en inversiones adicionales que reduzcan los riesgos de cultivo y mejoren la productividad. El mercado va a crecer y si tenemos capacidad para producir más, seguro que vamos a vender más y a buenos precios”, destacó.

Cabe resaltar que las divisas generadas por el rubro generan un gran aporte al fisco y a la dinámica de la economía del país.

A nivel general, el reporte estima que las economías latinoamericanas se encuentran entre las más afectadas por el Covid-19, con una contracción promedio del PIB real del 8,9% en 2020 y sólo una recuperación parcial del 3,8% en 2021. Se proyecta un crecimiento del 2,9% anual durante 2021-30.

Fuente: 5Días.co.py