6-mié-01-cp-Arroz

En Uruguay el alto costo de producir arroz ha provocado una caída en el área del cultivo. Plantar una hectárea demanda una inversión de unos 2.000 dólares. Muchos arroceros uruguayos han decidido seguir la actividad en Paraguay (Misiones) donde encuentran buenas condiciones naturales y costos más bajos. 

Muchos productores comenzaron la siembra de arroz con intenciones de bajar el área pero, en muchos casos, con la obligación de explotar el mismo territorio por compromisos de arrendamiento. Sin embargo, los arroceros son poco optimistas para que el área supere las 140 mil hectáreas, unas 20 mil hectáreas menos comparado con las 160 mil sembradas el año pasado.

Karol Pinczak es productor de Bella Unión en Artigas y este año repite la misma área de siembra para cumplir con los contratos de arrendamientos, comentó a Rurales El País. “No pudimos disminuir el área y tuvimos que sembrar lo mismo del año pasado”, contó.

Explicó que tras cinco años de pérdida de competitividad y endeudamiento continúo, los productores “nos vemos obligado a ajustar los costos a lo máximo posible”. Pinczak aseguró que “venimos sembrando sabiendo que vamos a perder plata”.

Además, contó que los costos fijos para producir una hectárea de arroz, sin contemplar el precio de la tierra y el agua, supera los US$ 1.600. Y teniendo en cuenta estas dos variables es necesario invertir unos US$ 2.000 por hectárea, señaló.

A pesar de contar con uno de los mejores rendimientos por hectárea del mundo y precios internacionales buenos, los altos costos internos están poniendo en juego la viabilidad de las empresas. “Vender una tonelada de arroz blanco a US$ 495 es un excelente precio. Pero esa cotización hace diez año atrás era con un costo de US$ 1000 por hectárea, hoy duplicamos los costos y el precio se mantiene”.

 

Fuente: El País Uy

Anuncios