carne-1

Instalar la sustentabilidad en el proceso de producción e industrialización de la carne ayudará a la ganadería nacional a adecuarse a las exigencias futuras del mercado internacional y tener sostenibilidad del negocio, informó Josefina Eisele, de la empresa certificadora Control Union. Explicó que es un tema nuevo que se está planteando en el mundo y que Paraguay no puede estar fuera del tema por su posición de uno de los mayores exportadores de la proteína roja.

En la actualidad, existe una tendencia de fomentar la producción de carne sustentable; no obstante, a mediano plazo las exigencias también podrían regir para otras especies. Al producir de manera sustentable, se debe tener en cuenta que muchos productores no solo producen ganado vacuno, igualmente producen otras especies. En Paraguay, la producción nacional porcina y avícola ha aumentado, por lo que para la exportación se podría dar también una producción sustentable, aseguró Eisele.

LOS ESTÁNDARES

La sustentabilidad engloba tres pilares básicos que son lo económico, social y ambiental. Actualmente se instalan mesas de debate en todo el mundo y se basan prácticamente en lo que está buscando el consumidor y hacia donde el productor se tiene que enfocar en base a estas necesidades. Se habla de emisiones de gases de efecto invernadero, de bienestar animal, de la parte forestal, de los títulos de tierra, las leyes y las condiciones de los trabajadores. Son temas que progresivamente Paraguay debe ir trabajando y realizar indicadores de desempeño y año a año ir mejorando, expresó la representante de Control Union.

BENEFICIOS

Josefina Eisele manifestó que los beneficios de producir con sustentabilidad son múltiples. Ayuda al mejoramiento de la gestión, sistematización de los procesos, y reducción de costos con una producción eficiente.

La producción sustentable implica un balance dinámico entre la productividad económica, la protección de los recursos y ecosistemas naturales y la provisión de la infraestructura social, para lo cual se debe enfocar la producción hacia la adopción de un conjunto de prácticas que minimicen los impactos negativos y posibiliten mayor eficiencia y calidad de los productos, explicó.

Fuente: La Nación