2015-01-20-chicago

La firmeza de la soja en Chicago escapa al análisis de los fundamentals, si bien la cosecha en nuestro país se ha visto reducida en cantidad y calidad respecto de un año normal, los fondos siguen fogonendo el mercado, aumentando su posición compradora ante la incertidumbre que todavía genera el lento avance y la nueva interrupción de la cosecha.

En la rueda de anteayer, la soja en Chicago superó los US$ 420 en la posición julio y consolidó subas de US$ 16,4 por tonelada, mientras que el maíz cerró con mejoras de apenas US$ 0,60. Se deduce entonces que el factor de suba no ha sido el clima en EE.UU. pues de ser así debería haber impactado también en el mercado del cereal, cosa que no sucedió. No hay duda de que la soja es el producto más atractivo para los fondos y el que más correlación tiene con China, el principal importador del mundo, que mantiene una demanda muy firme. No hay que descuidar la sostenida demanda europea por harina de soja, donde la Argentina es el primer exportador mundial. En efecto, Chicago mostró -también anteayer- subas de US$ 21.

Un dato a tener en cuenta: la molienda de soja argentina en el periodo enero/mayo de 2016 se ubicaría en el récord de 16,83 millones de toneladas, superando ampliamente la mayor marca anterior, de 14,88 millones, de igual segmento de 2011. Y esto fue así debido al fuerte ingreso de soja de la cosecha vieja durante el primer trimestre de 2016, cuando la industria aceitera proceso más de 10 mill./t, cifra muy similar a la pérdida de producción estimada para la actual campaña. Esa soja que estaba retenida desde agosto de 2015 a la espera del resultado de las elecciones presidenciales, finalmente encontró un ambiente propicio de negocios. Y los productores se largaron a vender todas sus existencias, lo que ayudo a la industria aceitera a procesar el volumen récord mencionado.

Lo que está sucediendo es un cambio sustancial en el patrón de comercialización, en tanto que el factor clima continúa complicado la cosecha del 25% que resta levantar. Y un dato no menor, cada día de más que pasan los cultivos en el campo se eleva el riesgo de pérdidas de producción y de mermas en la calidad.

Analizando los fundamentals locales, uno de los factores que reflejan la caída en la oferta de soja disponible es el ingreso de camiones en el complejo aceitero de los puertos de up river. En este sentido, el informe de ingreso diario de camiones elaborado por la Bolsa de Comercio de Rosario es más que elocuente. Al 2 del actual había 2631 camiones de soja a la descarga, mientras que una semana atrás la cantidad de camiones fue de 5831 camiones.

Y el otro factor a tener en cuenta es el stock de soja que Agroindustria comenzó nuevamente a publicar: las existencias al 30 de abril eran 8.008.898 toneladas, mientras que a igual fecha de 2015 resultaban de 15.349.000 t. Si estos datos fueron leídos en Chicago, seguro influyeron en la firmeza los precios.

Fuente: La Nación