14-ma-01-cp-reem-750x420

En el primer cuatrimestre del año, Paraguay exportó 77.468 toneladas de carne bovina a 44 diferentes mercados.

El gobierno de Marruecos comunicó oficialmente la apertura de su mercado a la carne bovina paraguaya, informó el Dr. Hugo Idoyaga, presidente del Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa). El titular del servicio veterinario oficial destacó que desde el punto de vista sanitario, el Paraguay ya cuenta con vía libre para exportar carne a Marruecos y que a partir de ahora seguramente iniciarán las gestiones comerciales para cerrar los negocios.

El Dr. Marcos Medina, viceministro de Ganadería, manifestó que la apertura de Marruecos es muy importante por representar una opción más para los frigoríficos para la colocación de carne y ayudará a disminuir la concentración de las exportaciones y por ende los riesgos. Marruecos es uno de los países que más está creciendo en su consumo de carne y, además, forma parte de un clúster en el que la carne paraguaya no tiene aún mucha presencia. Es un mercado intermedio en cuanto a precios y es una alternativa a destinos como Rusia, explicó Medina.

Por su parte, Korni Pauls, presidente de la Cámara Paraguaya de Carnes (CPC), expresó que cada vez que se habilita un nuevo mercado, representa una opción más para las negociaciones y exportaciones de carne bovina, para no estar muy pendientes de un mercado. Marruecos representa un segmento medio y es una alternativa al tipo de productos que se exporta a Rusia, Chile, Qatar e Israel, explicó el empresario.

ESTADÍSTICAS

En el primer cuatrimestre del año, Paraguay exportó 77.468 toneladas de carne bovina a 44 diferentes mercados, según las estadísticas del Senacsa.

Los mayores compradores de carne paraguaya en el primer cuatrimestre del año fueron: Chile con 23.653 toneladas, Rusia con 17.817 toneladas, Brasil 10.887 toneladas, Israel 5.951 toneladas y Vietnam 5.832 toneladas. Estos 5 países concentraron el 82,7% de las compras de carne paraguaya en los primeros cuatro meses del año.

 

Fuente: La Nación