Si algo ha quedado demos­trado es que la cría de peces en estanques o en espejos de agua controlados es un gran negocio.

 

83359471457694922

El panorama comienza a abrirse a través del eslabón que faltaba para impulsar una actividad pro­ductiva capaz de dar empleo genuino a gran cantidad de personas. Es sabido que en las aéreas de desarrollo agrícola mecanizado en el Este del país, los agropro­ductores suelen combinar la siembra de granos con la cría de peces.

En Tavapy, distrito de Alto Paraná, se están excavando 350 estanques en diferen­tes zonas rurales a fin de generar alternativas para el sustento familiar. En el Paraguay se encuentra en un desarrollo primario, con emprendimientos del sec­tor público y privado. En la actualidad se encuentran unos 1.200 productores en actividad con una extensión aproximada de 946 hectá­reas de espejo de agua.

En el país hay muchas fincas de producción, uno de los cuellos de botella de todos los productores pe­cuarios es la comercializa­ción, en el caso del pescado es más crítica esa situación, por lo cual en el país se ge­neró un proyecto en alianza con la FAO, un centro de procesamiento móvil tiene como objetivo llegar hasta las fincas de los produc­tores, procesar los peces, envasarlos al vacío y que el productor después pueda comercializarlos. Existe sólo un proyecto piloto, pero la idea es ir fortale­ciendo aún más.

Los centros productivos están distribuidos geográ­ficamente, principalmente en los departamentos Cen­tral, Paraguarí, Itapúa, Alto Paraná, Canindeyú y San Pedro. La producción de la acuicultura extensiva es generalmente una acuicul­tura integrada en un 85%, la semiintensiva en un 15% y la intensiva no registra ningún caso, según la FAO.

Unos 5.000 productores se dedican a la producción y cosecha de alevines, de los cuales 1.200 trabajan con el MAG y estiman que cada familia en un espejo de agua obtiene 300 kilos de peces al año.

CONSUMO

Un estudio realizado por la consultora CCR revela que el 59% de los paraguayos consumen pescado de una manera ocasional, mientras que el 16% no lo realiza nun­ca, en tanto que otro 16% lo hace una vez por semana, 7% tres veces por semana y sólo 2% afirma comerlo de una manera diaria.

Por su parte, la doctora Susana Barúa, directora de Piscicultura del Vicemi­nisterio de Ganadería del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), afirmó que el paraguayo está bajo en la consumición de este alimento con relación a lo que pide la Organización Mundial de la Salud (OMS), que es 12 kilos per cápita, mientras que el nivel alcan­za es poco más de la mitad, de 6,8 kilos per cápita.

Sin embargo, destacó que en los últimos años se logró un crecimiento del 25% en lo que respecta al consumo de la carne de pescado.

 

Por: Yeruti Salcedo

Fuente: 5 Dias