2015-06-25-carne

El mercado interno adquirirá 187.000 toneladas de la proteína roja.

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) proyecta que el consumo de carne bovina en el Paraguay experimentará un crecimiento del 2,7% en el 2016 y llegará a un volumen de 187.000 toneladas.

Este año el nivel de consumo de la proteína roja local cerrará en 182.000 toneladas, refiere el informe del organismo estadounidense.

El USDA destacó que hasta hace unos años, el consumo de carne vacuna en Paraguay era muy dependiente de los cortes que los frigoríficos no exportaban, como costillas, carne con hueso y algunos otros recortes económicos.

Actualmente, los consumidores locales están exigiendo mejores cortes y buena carne de calidad, mientras que la industria local intenta suministrar estos a precios competitivos, refiere el reporte.

La Asociación Rural del Paraguay (ARP) destacó que en el mercado interno ya hay un gran nicho para la carne premium y que la demanda de este tipo de productos está en franco crecimiento.

Asociaciones de criadores de las razas más importantes (brangus, braford, nelore y brahman) lanzaron al mercado su carne con marca con un nivel óptimo de aceptación, tanto que hay una demanda insatisfecha, destacaron.

ESPECIALIZADA

El USDA remarcó en su informe que el mercado interno de carne bovina en Paraguay está convirtiendo en muy especializada. Hay varias asociaciones de criadores que tienen alta calidad con la marca de carne para el mercado interno y la exportación.

Los supermercados también están comercializando cortes de carne envasados al vacío, mientras que en los restaurantes locales aumenta la demanda de cortes de alta calidad.

Según datos del USDA el consumo per cápita de carne vacuna en el Paraguay en el 2016 estará entre los 26 a 28 kilogramos.

PRODUCCIÓN

La producción de carne paraguaya para el 2016 se proyecta a un récord de 620.000 toneladas, según estimaciones del organismo estadounidense. Ganaderos y agricultores están viendo cada vez más los beneficios económicos de la conversión de granos en carne y se estima que el 15% de la faena en frigoríficos ya proviene de ganado de sistemas intensivos.

 

Fuente: La Nación