11-jue-01-cp1-700x417

Señalan como clave mantener la calidad y aumentar la producción nacional.

El sector agroexportador realizó un trabajo muy importante de búsqueda y apertura de nuevos mercados de exportación y se han negociado preferencias arancelarias para el trigo en mercados específicos. Como resultado se tiene que hasta la fecha Paraguay cuenta con 32 mercados habilitados para exportación del cereal; siendo tres de ellos nuevos destinos ganados en la presente zafra: Bolivia, Vietnam y Omán, informó la Lic. Sonia Tomassone, asesora de comercio exterior de la Cámara Paraguaya de Exportadores de Cereales y Oleaginosas (Capeco).

Brasil es el principal comprador del producto y pese a su situación complicada este año también será el principal destino. En el 2015 se sembraron 580.000 hectáreas de trigo y la producción fue de 1,4 millones de toneladas. El consumo interno industrial de trigo en el país orilla entre las 500 a 550 mil toneladas y el resto ya forma parte de la oferta exportable, según las estadísticas del gremio.

LA COYUNTURA

Tomassone explicó que en el último quinquenio se observa un estancamiento tanto en el área de siembra como en la producción del trigo en el país. Paraguay no ha podido lograr superar las 1.500.000 toneladas de producción que imposibilita que el país no pueda posicionarse como un proveedor estable de trigo. La variabilidad en los volúmenes exportados anualmente hace que Paraguay un año esté en el mercado y otro año pase inadvertido.

LOS DESAFÍOS

La asesora de comercio exterior de Capeco señaló que existen aspectos claves para que el país siga creciendo como exportador del cereal como mantener la calidad del producto con una identidad preservada, contar con una oferta mínima constante, interpretar las necesidades de las industrias molineras para satisfacer su demanda, seguir invirtiendo en tecnología y mejoramiento del cultivo, así como el hacer económicamente sustentable el crecimiento del sector triguero en Paraguay.

“Existen factores de mercado a los cuales debemos dar cercano seguimiento en los próximos meses, los cuales marcarán la tendencia de los precios internacionales. Contamos con un muy buen producto, con mercados negociados y diversificados, solo falta aumentar la producción”, explicó Tomassone.

 

Fuente: La Nación