El país consolida su posición de granero del mundo di¬versificando y aumentando la exportación de alimentos. El arroz llega a países como Panamá, Cuba y Costa Rica. Tailandia, Kenia, Australia, Congo y otros países son destino de otros rubros alimenticios no tradicionales.

57887391447414601

En los últimos años, Para­guay empezó a potenciar va­rios sectores no tradicionales con el objetivo de mostrar al mundo que no es sólo carne y soja.

Los productos nacionales arrancan su recorrido por el mundo desde Argentina van a Estados Unidos, luego do­blan hasta Austria, pasan por Tailandia, bajan hasta Aus­tralia y terminan su viaje en el Congo y de esta forma las exportaciones dan la vuelta al mundo todos los años.

Las exportaciones no tra­dicionales significan unos US$ 1 .129 millones por año aproximadamente y llegan a más de 70 países. Esta gran oportunidad se da en el mar­co de la misión de apoyar la política agroproductiva del Estado, contribuyendo al incremento de los niveles de competitividad, sosteni­bilidad y equidad del sector agrícola, según indicó el Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semi­llas (Senave).

Pablo Ayala, director Gene­ral Técnico de la institución, indicó que para el arroz se logró la apertura de los mer­cados de Costa Rica, Chile, Cuba y Panamá; para el maíz, Cuba; para piña y banana Chile; para soja, Bolivia y Cuba; para chía, Alemania; para stevia, México y Kenia; para la Eragrostis tef, una especie de gramínea, Aus­tralia; y para el Palo Borracho o Samu’u, España.

Con relación a los nuevos destinos para los productos nacionales, explicó que la apertura de los mercados no es automática como se cree y que para obtenerla, el Senave, como Organización Nacional de Protección Fi­tosanitaria, contacta con sus pares de los diferentes paí­ses consultando los requisi­tos fitosanitarios para la ex­portación y luego les provee la información solicitada. En algunos casos incluso, los países solicitan informa­ciones adicionales, que son recabadas por las distintas dependencias y enviados a los potenciales destinos.

Es importante señalar que la apertura de un mercado es específica para cada pro­ducto, y que entre los datos generalmente requeridos se encuentran el estatus fito­sanitario del cultivo, es decir información sobre las plagas presentes en el país y que pueden afectar al cultivo, las condiciones edafoclimáticas locales, y los diversos pro­cesos sujetos a la cadena de producción y comercializa­ción del rubro.

Ayala indicó que con el ojetivo de cumplir con las exigencias de los diferentes mercados, el Senave desa­rrolla o establece además otras acciones como inspec­ciones en puntos de ingreso y egreso, pruebas, vigilancia y tratamientos, llevados a cabo para la aplicación de medidas fitosanitarias.

LA META: 50  MERCADOS

Si bien hasta el momento son 14 los mercados conse­guidos, el Senave, en el 2015 realizó un total de 50 ges­tiones con miras a obtener nuevas alternativas para la exportación de los produc­tos nacionales. Las gestiones que se realizaron, apuntan a un total de 19 diferentes destinos de América, África, Asía y Europa, y abarcan a 29 productos vegetales.

Cabe destacar, que una vez lograda la apertura de estos mercados, queda en manos del sector privado proseguir con los contactos a fin de concretar los acuerdos co­merciales correspondientes para cada producto

Por Yerutí Salcedo

Fuente: 5días.