(ARCHIVO) Media reses en la c·mara frigorifica principal de la Cooperativa de Trabajadores Frigorifico YaguanÈ, en la Provincia de Buenos Aires, Argentina, el 29 de julio de 2005. El gobierno argentino anunciÛ el 20 de abril de 2006 un acuerdo de precios, con frigorÌficos y supermercados, para 12 cortes de carne para intentar que el precio baje un 15%, pero mantiene la suspensiÛn de las exportaciones del producto por 180 dÌas que impuso en marzo para garantizar el abastecimiento del mercado interno, lo que provoca la ira de los ganaderos.        AFP PHOTO   Daniel GARCIA

AFP PHOTO Daniel GARCIA

El principal comprador de carne del Paraguay, Rusia, en un poco más de un mes suspendió a cuatro frigoríficos de nuestro país como exportadores de la proteína roja a su mercado. Otras cuatro industrias tienen un mayor control y también corren el riesgo de ser inhabilitadas, según informes oficiales.

La planta de la cooperativa Neuland, de Mariano Roque Alonso, y el frigorífico Concepción, del primer departamento, fueron inhabilitados para el envío de carne bovina a Rusia, según información de la página en internet del Servicio Federal Veterinario y Fitosanitario de Rusia (Rosselkhoznadzor).

Estas plantas se suman a otras dos que sufrieron la prohibición temporal de exportar carne al gran país euroasiático, que son el frigorífico San Antonio (Frisa SA) y la planta de Asunción del frigorífico Concepción.

Las causas de las suspensiones son la detección de organismos microbiológicos y residuos de medicamentos veterinarios por encima de los límites exigidos por ese país, cuyas normas son mucho más exigentes que otros mercados, explicó el presidente del Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa), doctor Hugo Idoyaga, en conversación telefónica desde la capital de Brasil.

Aclaró que la institución de sanidad rusa también inhabilitó a los frigoríficos Agrofrío y Piquete Cue, de Limpio, pero dichas industrias ya dejaron de operar, por otras causas.

El doctor Idoyaga destacó que la situación que se plantea con el mercado ruso es preocupante desde el punto de vista económico, porque este año, al cierre de julio, ese país recibió el 41% de nuestras exportaciones de carne.

Desde enero hasta julio del corriente, se enviaron a ese mercado 57.975 t de carne, por US$ 191,2 millones.

Rusia también aplicó mayores controles sanitarios con el “código amarillo” sobre los frigoríficos Prime SA y Guaraní SACI. Eso significa que de cada partida de carne levantan muestras para análisis en laboratorio.

Otras dos industrias en la mira de Rusia son Industria Paraguaya Frigorífica (IPSA) y la planta de Frigorífico Concepción, ubicadas en Mariano Roque Alonso, que tienen “código azul”, que significa que el muestreo para laboratorio se ha acabado y solo se esperan los resultados para continuar la exportación o esperar la sanción. Restan ocho frigoríficos con “código verde”, sin problemas.

Fuente: abc