Etiquetas

, , ,

58061404908849

El sector agrícola es uno de los pilares más importantes en la actividad económica nacional, así mismo respon­sable del ingreso de divisas a la economía paraguaya. La soja es el principal rubro de exportación del país, el sector sojero en los últimos años ha demostrado una gran eficiencia, traducida en inversiones en silos y ma­quinarias, así como el uso de variedades de alto potencial genético.

Con relación a estas expor­taciones de soja y subproduc­tos (granos, harina, aceite) continúan con una buena di­námica. Al cierre del primer semestre ya llevan exporta­dos 5,9 millones de toneladas, 20% de harina y 16% de aceite más que un año atrás respec­tivamente.

Si se analiza por productos se denota que se han exporta­do 4,4 millones de toneladas de granos de soja por un valor de US$ 2.090 millones. Los precios de exportación fueron mayores en el segundo tri­mestre con lo cual el aumento del ingreso en dólares es más parecido al crecimiento de las cantidades exportadas de lo que era en los primeros meses del año. En cuanto a los subproductos de la soja, al cierre de junio las expor­taciones de aceite y harina alcanzaron los 1,5 millones de toneladas por un valor de 816 millones, esto es en promedio 47% mayor que un año atrás, según una publicación de Mercados Granarios.

ANTECEDENTES

La producción sojera pre­senta una considerable evolución zafra tras zafra, en la campaña correspon­diente al ciclo 2012/2013 la cosecha de soja alcanzó una cifra récord de 9,3 millones de toneladas, duplicando a la producción del anterior periodo 2011/2012, esta cose­cha alcanzó 4,3 millones de toneladas en una etapa muy complicada por una larga sequía.

IMPUESTOS

Por otra parte, el pasado lunes 30 de junio se dio a conocer el Decreto Nº 1.832 que reglamenta el ajuste de precios de transferencia para las exportaciones de soja en estado natural y sus derivados (aceite y harina).

El ajuste de precio se rea­lizará cuando el precio es­tablecido en la factura de exportación sea inferior al precio del bien exportado en el mercado de referencia fijado por la Administra­ción Tributaria. Se tomarán como referencia precio de mercados internacionales transparentes, bolsas de co­mercio o similares.

Para la determinación el precio referencial, se po­drán deducir del precio in­ternacional todos los costos necesarios para la entrega del producto en el destino (servicio de puertos, control de calidad, seguro y fle­te), además de otros gastos siempre que sean necesarios para la actividad, estén de­bidamente documentados y acordes a los precios de mercado.

Se implementa además el sistema de “Registro de Contratos de Exportación”, el cual establece que los sujetos afectados por este decreto deberán inscribir sus contratos reuniendo una serie de requisitos de for­ma y plazo. Una vez hecho esto, se realizará el ajus­te de precios teniendo en cuenta el precio referencial y considerando la menor cotización del producto en el mercado establecido para entrega a futuro a la fecha de celebración del contrato, si los precios fueron fiados en valores absolutos; o a la fecha en que se fijó el precio, si el mismo no fue estable­cido en el contrato principal, reza el informe de Mercados Granarios.

Además, un punto del de­creto establece que la Admi­nistración Tributaria puede realizar controles especiales sobre los precios de las ex­portaciones cuyos destinos sean una lista de 36 países que define como de baja o nula exigencia tributaria.

Esto generó disconformi­dad en los gremios de pro­ducción ya que consideran que si el precio establecido en las exportaciones coin­cide con el referencial, no debería tener importancia el destino de los productos.

Fuente: 5días.