Etiquetas

, ,

El objetivo de la producción lechera es conseguir buena calidad de leche y una alta cantidad, para lo cual el uso de forrajes es una de las alternativas más recomendadas, principalmente para los pequeños productores, con lo que se abaratan los costos, se mejorar los índices y se hace una producción orgánica. (Ing. Agr. Msc. Alfredo Salinas Daiub)*

/ ABC Rural

/ ABC Rural

En el Paraguay, la mayoría de los forrajes verdes utilizados en la producción de leche son tropicales, es decir, de una exuberante producción de biomasa en verano y una caída muy pronunciada en invierno, casi todos son de corte como la línea de elefantes (camerún, morado y otros, junto a la caña dulce). También existen los de pisoteo, pero estos no llegan a alcanzar a los de corte en cuanto a los rendimientos en materia seca, acumulados durante las fechas de producción estacional.
Para la utilización intensiva de estos pastos de corte, los productores no deben olvidarse del momento recomendado para los cortes de los mismos; la literatura recomienda a los 60 días, es decir, a cada dos meses. Esto se debe evaluar con la disponibilidad de la cantidad necesaria del cultivo en cada finca. Otro aspecto a analizar son los valores bromatológicos como digestibilidad y contenido en proteínas, que se encuentran en el pico máximo a los 45 a 48 días aproximadamente; entonces, estamos ante la disyuntiva de optar por calidad o cantidad de ofrecimiento de un excelente forraje verde a las lecheras.

REPOSICIÓN
Si se dispone de una ha de pastos de corte, hay posibilidades de alimentar a 10 lecheras, con 4 a 5 cortes por año, teniendo siempre presente que en cada corte se está exportando una gran cantidad de nutrientes que debemos reponer a la pastura en el orden de 20 a 40 ton./ha/año, en la forma de estiércol de vaca y en caso de estiércol de gallina, de 4 a 5 ton./ha. En el contenido de materia orgánica en el suelo, junto a los niveles propicios de nutrientes está el secreto para lograr estos objetivos. Como se podrá notar, el trabajo es intenso en este aspecto.
No debemos olvidar que gran parte del volumen de la masa verde está constituida por agua, que llevados a materia seca (la materia que el animal aprovecha), equivale el 20 %; cuando esta cantidad es analizada para el consumo diario para cada animal, generalmente no se llega a cubrir, pues en masa verde equivaldría a 50 o 60 kg/día.

EXPERIENCIA

En Ñeembucú se tuvieron buenas experiencias con la avena negra como pasto de pisoteo y la utilización estratégica de la caña dulce. Si a esto le agregamos las leguminosas, que consideramos aptas para ser utilizadas, como la leucaena, la alfalfa, el kumanda yvyra´i, que pueden ser manejadas en forma de corte o bien pastoreada directamente, se lograría mantener la producción en el mismo nivel que exigen los animales durante todo el año. La disminución de los costos de producción en base a la utilización intensiva de los cultivos mencionados sería de gran ayuda, inclusive con el agregado del enfoque de la producción orgánica, natural o ecológica, buscando por sobre todas las cosas, que sobre más dinero en el bolsillo del productor y, de esta manera, pueda ir mejorando su núcleo y entorno familiar, evitando de alguna forma los tristes desarraigos producidos también en este sector.

(*) Especialista en producción agrícola

 

 

Por ABC Rural

Anuncios