Etiquetas

, , , , ,

20140218_33814_53036d8f66fda_590

 

Una realidad positiva hoy en día para el país es la for­taleza que posee la moneda nacional con respecto al dólar, esto a diferencia de lo que está sucediendo con las divisas de los países emer­gentes y claro está con los de la región, que en el últi­mo año han visto cómo sus monedas iban perdiendo cada vez más fuerza.

Una divisa representa la confianza de los mercados con respecto a un país, uno de los motivos por lo que puede aumentar o dismi­nuir su valor va en conso­nancia con la percepción de la fortaleza económica de la nación con la que está asociada.

Entonces el guaraní no ha perdido tanto valor como las monedas de los diferen­tes países por la confianza que tiene el mundo finan­ciero en la economía de Paraguay.

Algunos empresarios han aconsejado que lo ideal para la economía paraguaya se­ría lograr una devaluación del guaraní con respecto a las otras monedas, princi­palmente contra el dólar.
Esto haría que todos los productos que Paraguay exporta al mundo vayan ganando cada vez más competitividad y se vuel­van más interesantes para el mercado mundial. Otro motivo es que ayudaría a frenar el contrabando.

Esta medida ya fue adop­tada por Argentina y los resultados de esta política económica son conocidos. El país vecino lucha insa­ciablemente para contener la inflación de 30% anual y al mismo tiempo intenta cubrir los déficit que le ha ocasionado éste.

Si en Paraguay se devalúa el guaraní en busca de in­gresar más dinero por parte de las exportaciones de soja y carne, lo que ocasionaría sería presionar aún más la inflación que se posee, ya que el dólar aumentará su valor y las importacio­nes, por ende, serán más caras, en ese momento los comercios para no trabajar a pérdida trasladarán a los clientes y usuarios estos nuevos costos. Cuando se pronostica una situación de devaluación por parte de un Gobierno, gran parte de las empresas que realizan importaciones tenderán a aumentar el precio de sus productos intentando ade­lantarse a está situación y se continúa por este cami­no, la inflación se volvería inatajable. Algo que se pue­de apreciar a diario en los noticieros argentinos.

Poner al contrabando o al mejoramiento de las expor­taciones como justificativo para buscar una devalua­ción no es parámetro, ya que ambas problemáticas poseen soluciones más sim­ples y rápidas. El deterioro del valor de una moneda es algo que es difícil recuperar luego de que se solucionen los problemas y hasta pue­de llevar a la destrucción de una divisa, algo que en la región ya se ha podido experimentar en años ante­riores, cuando la Argentina se encontró en una situa­ción de hiperinflación.

Existen diversas solucio­nes para frenar el contra­bando y así dejar de afectar a los empresarios naciona­les, una puede ser que el Gobierno siga apretando cada día más en los focos de comercio ilegal, como ha hecho con el Operativo Hendy.

Diego Duarte, de Solven­ta calificadora de riesgo, sobre el asunto comentó: “No estoy de acuerdo con devaluar el guaraní para contrarrestar el contra­bando, porque tendría un importante impacto en el precio de los bienes, sobre todo de aquellos bienes im­portados. Debemos tener en cuenta que el Paraguay, debido a su limitada es­tructura productiva, se ve obligado a importar gran cantidad de artículos de primera necesidad, por lo que una devaluación enca­recería dichos productos y, al mismo tiempo, haría que caiga el valor real de los sa­larios. Para el mejoramien­to de las exportaciones, una medida es adoptar cada vez mayor tecnología en la producción y el transporte para disminuir costos y así ganar competitividad y no afectar a toda la economía en general.
El artífice de una devalua­ción sería el Banco Central

del Paraguay, pero como ya es sabido, un país no debe seguir las políticas econó­micas de los otros países, ya que las situaciones eco­nómicas son realmente di­ferentes.

La función de la banca matriz con respecto al tema divisas es simplemen­te operar en el mercado cambiario para asegurar su funcionamiento normal, competitivo y equilibrado y respetando las tendencias fundamentales de la oferta y la demanda de moneda extranjera. Las operacio­nes de compra-venta de moneda extranjera por el Banco Central del Para­guay tendrán por objetivo atenuar los efectos de las fluctuaciones estacionales de la oferta y la demanda, así como de contrarrestar los movimientos erráticos de capital y las maniobras especulativas que pudieran perturbar el mercado o el nivel del tipo de cambio.

La continua pérdida de va­lor del guaraní con respecto al dólar afectaría al mismo tiempo al sistema financie­ro nacional de una manera muy fuerte. Las personas que poseen depósitos en guaraníes serían realmente perjudicados o los que han solicitado créditos en mo­neda extranjera.

Cuando un empresario recomienda que algo sa­ludable para la economía nacional es la devaluación, debe recordar que en el úl­timo período los precios se han empezado a acelerar, donde por ejemplo el com­portamiento de la inflación durante el mes de enero de 2014 se caracterizó por incrementos en la mayor parte de las agrupaciones y se espera que continúe esta tendencia.

Para contrarrestar todo lo posible el aumento con­tinuo de precios lo que ha hecho el Banco Central del Paraguay es aumentar la tasa de política monetaria, llegando a 6,5% y de esta manera controlar en cierta forma la cantidad de dinero existente en el mercado.

Además las reservas mo­netarias internacionales del Banco Central del Paraguay están destinadas exclusiva­mente a mantener la nor­malidad en las transaccio­nes en el mercado libre de cambio, a superar dificulta­des transitorias en la balan­za de pagos y a preservar el valor externo de la moneda, algo que se ha caracteriza­do por Paraguay, ya que en 70 años el guaraní no ha perdido valor.

EXPORTACIONES 
Paraguay no posee una necesidad tangible de au­mentar en demasía la cali­dad de las exportaciones, ya que sin una devaluación de la moneda el país se ha podido posicionar entre los primeros puestos a nivel mundial en lo que se refiere a exportación de commodi­ties, como la soja y la carne. Estos dos son los principa­les estandartes nacionales en lo que se refiere a envíos de alimentos.

FORTALEZA 
Cuando se empezó a pro­ducir la escasez del dólar a nivel mundial, la primera reacción de los diferentes mercados es una aprecia­ción de sus monedas con­tra esta divisa, es decir, la moneda norteamericana frente a todas las de los países emergentes y, por consiguiente, Paraguay ha ganado valor en el últi­mo tiempo, principalmen­te desde mayo.

Pero entre todos los paí­ses de la región, Paraguay es el que mejor ha podido enfrentar esta situación, al realizar un compara­tivo de cómo se han des­empeñado las diferentes divisas frente al dólar en los últimos 7 meses, la moneda nacional o gua­raní es la que ha tenido una de las menores depre­ciaciones a diferencia de Argentina que tiene una de las mayores.

 

 

Por Santiago Zavattiero

Fuente: 5días.

Anuncios