Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

Depreciación de moneda ayuda a que las máquinas e insumos del Brasil sean más baratos, según BCP.

Maquinarias e insumos brasileños bajan de precios por la devaluación del real en el vecino país, lo que provoca beneficio.

Maquinarias e insumos brasileños bajan de precios por la devaluación del real en el vecino país, lo que provoca beneficio.

La baja cotización del real ante el dólar, aunque dificulta la competitividad en los mercados de exportación local ante el Brasil, beneficia a las importaciones de las máquinas e insumos que se abaratan ante esta nueva coyuntura cambiaria, beneficiando así a los productores.

Así aseguró el presidente interino del Banco Central del Paraguay (BCP), Roland Holst, explicando que cuando una moneda cambia su precio con respecto a otra, genera incremento de ciertos costos y también abaratamiento de otros. “Es lógico que con la situación actual del real resulte más difícil la exportación, pero por otro lado ayuda a que los costos de producción sean más baratos, ya que los insumos y maquinas, que ayudan a producir, serán menos costosos”, recalcó Holst.

Señaló que siempre hay factores que favorecen y otros que perjudican a la productividad de un país, resaltando el costo y beneficio. “Nunca queda claro en cuál de los dos impacta más fuerte, ya que depende de cada fábrica, productor, entre otros”, puntualizó.

Mientras Santiago Peña, miembro del directorio del BCP, mencionó que aunque las exportaciones de la proteína roja a Chile pierden ventaja frente al de Brasil, los envíos locales están creciendo con un 32% más que el año pasado. “La clave para más exportación es la diversificación, volviendo más eficiente”, dijo.

Explicó que la depreciación del real refleja que el vecino país no está creciendo a los niveles que estaban esperando, lo que genera dudas de las expectativas del país. “La diferencia con Paraguay es que está creciendo a una tasa de interés más elevada, con una inflación muy controlada”, resaltó.

 

 

Por Armando Giménez Larrosa 

Fuente: La Nación py