Etiquetas

, , , , , , ,

Imagen

 

Podemos hablar de ganadería racional al ubicarnos en su consistencia, la cual expresa realizar el uso controlado de los recursos naturales renovables y no renovables, para no consumir más allá de los recursos naturales disponibles en cada predio, ya sea en uso agrícola y/o ganadero, antes que la naturaleza misma pueda regenerarlos y reponer lo consumido.

De esta manera, los pequeños productores que se encuentran en zonas marginales o marginadas, al igual que los que no pueden hacer uso de tecnologías de alto costo y de difícil acceso, puedan sacar el máximo provecho de sus campos, acrecentando la producción, la rentabilidad y hasta logre ser de gran competencia para las tecnologías convencionales.

“Cabe mencionar que esta es una práctica que busca el manejo de los animales dentro de ciertas pautas y normas generalmente aceptadas, para la cual no existe reglamentación específica al respecto en nuestro país, al igual que el uso racional de los recursos naturales y de las prácticas de manejo seguidas de las prácticas de aplicación de productos sanitarios, entre otras cosas, explicó Hugo Sánchez, asesor técnico de la Asociación Rural del Paraguay (ARP).

Se podría pensar también en un tipo de ventaja por un mayor rendimiento de los animales por mejores cuidados, pero es muy difícil de probar, ya que no existen por lo menos en el país estudios concretos al respecto, así que por el momento queda la satisfacción de hacer bien las cosas y tal vez alguna ventaja que es imposible de medir.

 

Entrevista a Hugo Sánchez

–¿Qué pasaría si logramos la aplicación de esto?

–Su impacto podría ser también a nivel de la exportación si hacemos un sistema de promocionar la práctica de la ganadería racional y damos a conocer eso, nuestro país podría tener ciertas calificaciones en algunos organismos internacionales que beneficiarían el precio de nuestro sistema de producción, pero eso también lleva un proceso.

–¿De qué proceso?

–Requiere de una preparación de documentos, dar pruebas y dar fe de que eso se está haciendo de esa manera, tal vez alguna auditoría para certificar el uso y la práctica de ese manejo y requiere de todo un sistema de trabajo para que se pueda hacer una certificación de alguna parte de la producción que impacte como un país.

–¿Es rentable?

–De primera mano no representa un uso de valor de la producción, porque no está establecido en nuestro país un pago extra por el uso o la práctica de este tipo de ganadería, pero podría tener a largo plazo, si se llega a realizar los trámites necesarios para una certificación, mientras hoy por hoy no se tiene ningún sobreprecio por las prácticas.

–¿Cómo ve a la ganadería racional en Paraguay?

–La veo una tendencia que viene para el futuro, los grandes países consumidores del norte y de Europa sí propician la practica de la ganadería racional, lastimosamente en nuestro país va a llevar mucho tiempo la incorporación del mismo y creo que deberíamos estar preparados con al menos unos borradores de reglamentación de manera que cuando venga el requisito, que vendrá en mediano plazo, estemos con los deberes hechos.

–¿De qué depende la venida del mismo?

–La venida va a depender del mercado de la carne, en la medida que haya oferta de carne y cómo se van acomodando los proveedores de animales y existan muchas ofertas de animales, esas tendencias probablemente no se pongan en práctica todavía, ahora si hay requisitos por cuestiones de mercado, entonces se va acelerar todavía más.

–¿Qué recomienda a los productores?

–Si bien no existe una reglamentación, una ley, un decreto o una resolución del servicio oficial, es deseable que todos los productores realicen prácticas de ganadería racional y de bienestar animal, se está trabajando en este momento en una norma paraguaya para las prácticas de este tipo y sería importante que los productores voluntariamente y a través de un proceso de capacitación y de formación de sus propios recursos humanos, dentro de los establecimientos, vayan implementando ya este tipo de práctica de manera que el golpe no sea demasiado grande.

–¿Hay un avance en ellos?

–Sí, creo que hay un avance con respecto a los años anteriores, cada vez se ven más establecimientos y mayor conciencia en el uso de esta práctica, por lo que hay que alentar a los productores a que vayan interiorizándose de estos procedimientos.

Así culminó la charla con el asesor técnico de la Asociación Rural de Paraguay.

 

BUEN USO DE LOS RECURSOS

La ganadería racional no agrede el ambiente con el uso de maquinarias y/o equipos (arados de suelos especialmente, pero también los que talan la vegetación, o aquellos que causan deforestación y erosión), ni con insumos industriales (medicamentos, agrotóxicos, agroquímicos, etc.) que no son naturales y que la naturaleza no puede asimilar, por el contrario los rechaza, y cuando no los rechaza se convierten en contaminantes que desequilibran el entorno ambiental de los ecosistemas ganaderos, en lo particular y en lo colectivo, degradando la tierra antes que protegerla.

 

Fuente:  Suplemento Campo, 5 días